Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ciudad Digital’ Category

Koyaanisqatsi

Koyaanisqatsi 

Koyaanisqatsi: (de la lengua hopi). Ahora, 1. Vida loca. 2. vida en tumulto. 3. vida en desintegración. 4. vida desequilibrada. 5. una condición de vida que clama por otra manera de vivir.

Koyaanisqatsi - Godfrey ReggioKoyaanisqatsi - Godfrey Reggio

                   

Koyaanisqatsi nos muestra un mundo cambiante en constante transformación ligado en gran medida a la mano del hombre y su interferencia de un primer estado natural, tornándolo hacia nuestro mundo actual en la ciudad. Sus imágenes nos muestran en un principio grandes paisajes naturales, vírgenes y sublimes, relacionando su belleza a la ausencia del hombre, el cual simplemente actúa como espectador. El movimiento de la cámara y la música acentúan cada aspecto que el paisaje nos ofrece, mostrándonos aquella armonía que los relaciona; las nubes, el viento, los pájaros, las cuevas, el agua…    Los siguientes planos nos van a introducir sobre esa naturaleza habitada, los campos cultivados, primeros lugares donde el hombre impuso su acción de dominio.  Aquí se nos muestra tal acción como una necesidad de extracción de energía del hombre, el cual violenta su entorno para satisfacerse.  Creería pues que es aquí cuando el hombre iguala sus fuerzas a las de la naturaleza, donde se da una relación casi simbiótica entro ellos; el hombre cultiva para sobrevivir, y sobrevive para cultivar. Sin embargo, este desmesurado control sobre ese eje natural va llevar a desarrollar una visión dominante sobre estas fuerzas. Es aquí cuando se introduce la ciudad como aquel dominio del hombre, el cual se aparta de esa vida natural para establecer su lugar como su propia creación; el poder del hombre es capaz de imitar a la naturaleza. Se nos muestra las calles, el transporte, la comunicación, los edificios, y todos aquellos aspectos que identifican a la ciudad como núcleo urbano de la civilización moderna industrial.   La  ciudad entonces es ahora vista como un organismo vivo,  cambiante y transformable, la cual maneja unos ritmos acelerados y mutables, lo cual es acompañado por la música en la película. El hombre ahora resulta ser un elemento dentro de ella, un “apéndice”, la cual se escapa (la ciudad) de sus propias manos para convertirse en ese organismo dicho.  Se observa ahora nuestro consumismo hacia ella, acudiendo a sus partes para poder comer, dormir, aprender, movernos, divertirnos, etc.… creando una dependencia, a lo que bien podría ser su sistema tecnológico. Al parecer nos volvemos esclavos a este sistema, donde además nos vemos sesgados, ya que al ser dependientes nos acondicionamos a ella, determinando nuestros movimientos y acciones, junto a nuestros hábitos y conductas. Un ejemplo visto es el metro, el cual reduce nuestros movimientos condicionándonos a él, para suplir esa necesidad de transporte que se nos impone. Al mismo tiempo, podemos ver también como este espacio en la ciudad tiende hacia la impersonalidad, el automatismo y la individualidad, evidenciado en las masas de personas las cuales parecen enjambres, moviéndose ante ese ritmo dado al que pareciera no pueden escapar.Finalmente, se nos muestra el individuo, el cual ahora es visto como aquel que se ve excluido por su variabilidad de condiciones: el anciano, el enfermo, el pobre… las cuales rechaza el mismo ritmo urbano. La película entonces trabaja sobre aspectos e imaginarios de nuestra sociedad, los cuales al parecer han cambiado nuestra forma de comportarnos ante el mundo, con una finalidad de captar nuestra atención sobre tales sucesos volviéndonos concientes de nuestras conductas y las consecuencias que estas conllevan.

 

Read Full Post »

metropolisville-grand.jpg
 

Metropolis y sus imaginarios urbanos

 

Metrópolis, ciudad pensada en dimensiones colosales, de grandes alturas y proporciones, nos cuenta una forma de idealizar un futuro incierto influenciado por una época, caracterizada por la situación de orden social que se vivía entonces en Alemania.   Este imaginario, heredado del marxismo, se evidencia en la separación clara sobre dos clases sociales, donde una minoría privilegiada explota a la otra, sin una posibilidad de mediar en el asunto. Cada una, ubicada su plano distintivo, nos muestra la representación de cómo se señala a la clase alta en la superficie, disfrutando del placer de la naturaleza y su armonía con el mundo artificial, junto a una arquitectura majestuosa y contemplativa, donde viven un mundo de felicidad aparentemente material, inconscientes y despreocupados sobre la verdadera realidad. Paralelamente, la clase baja, aquejada, viviendo en el suburbio, el inframundo, es habitada por los obreros, quienes trabajan para alimentar a la ciudad superior y al monstruo dominante, la maquina, donde su vacía existencia se ve obligada a caer en la esperanza de la llegada de un mediador, un elegido, capaz de liberarlos de sus condiciones opresivas.   El espacio de la ciudad futura es invadido por el concreto y las sobredimensiones, el rascacielos, como poderío y fuerza del hombre. Las edificaciones nos muestran un espacio el cual es configurado hacia arriba, altamente habitado, incapaz de seguir creciendo horizontalmente. Podría decir, según los comportamientos observados en la película, que existe un fuerte ideal hacia un ámbito  espiritual de las clases, donde la baja recae en el poder de la fe como respuesta a su situación y su necesidad de esperanza, de redención (vivificado además en el propio nombre de Maria), mientras la otra es fría, lujuriosa, consumista y materialista.  La maquina, como siguiente elemento representativo, se muestra como aquel monstruo que se alimenta de los pobres, sirviéndose de sus victimas, de sacrificios, que sufren accidentes en sus labores autómatas, de arduas y sombrías horas de trabajo. El obrero es el único quien interviene con la maquina, mientras la clase alta disfruta de esos beneficios. Existe por su parte, una fuerte crítica, la cual tal vez puede ser entendida como imaginario a la revolución,   donde es visto como la clase desfavorecida en su idea de liberación, destroza su mismo medio sin lograr su objetivo. Muchas veces es visto esto en nuestra realidad, en bogota, donde cada manifestación solo obtiene resultados en pérdidas económicas en la infraestructura urbana.   En el desarrollo de la película se puede observar también la manipulación de la masa, siendo esta muy fácilmente variable en sus ideales, controlada por el líder (Rotwang) detrás del lider (Maria), valiéndose del engaño para lograr sus condiciones. La sensualidad de la mujer es vista a su vez como el medio de encarnación de discordia en el hombre, atravesando sus deseos y jugando con ellos, sembrando odios dentro de la pasión, despertando el instinto bestial acallado por lo racional. Metrópolis es sin duda una clara manifestación de expresionismo, diagnostico de la época alemana, la cual fue capaz de adelantarse y observar un no lejano futuro, al cual cada vez vamos acercándonos, o tal vez nunca abandonado.   

Read Full Post »